Durango: universidad pide 5 mdp para seguridad

Durango: universidad pide 5 mdp para seguridad

 

LA ENTRADA A LA INSTITUCIÓN, UBICADA EN BERMEJILLO, LOCALIDAD DE LA COMARCA LAGUNERA.

 

Bermejillo, Durango • El secuestro del ex director de la Unidad Regional Universitaria de Zonas Áridas (URUZA) y de un arquitecto que lo acompañaba, ocurrido en 2008, derivó en una psicosis colectiva en esta institución especializada en la enseñanza de las ciencias agrícolas.

 

Además, en los dos años recientes los asaltos en el plantel —que van desde la extracción de alambre de cobre, transformadores, equipo y hasta un intento por llevarse un cajero automático— han dejado pérdidas por medio millón de pesos.

 

Frente a ese embate del crimen, las autoridades de la URUZA, perteneciente a la Universidad Autónoma de Chapingo, solicitaron a la Secretaría de Hacienda casi 5 millones de pesos para cámaras de vigilancia, seguridad privada, colocación de puertas de acceso y construcción de bardas perimetrales.

 

La URUZA se ubica en Bermejillo, localidad partida en dos por un tramo de la carretera a Ciudad Juárez, Chihuahua. Se encuentra en la Comarca Lagunera, un conjunto de 16 municipios de de Coahuila y Durango, zona que desde 2007, es de las más castigadas por extorsiones y enfrentamientos entre grupos de narcotraficantes.

 

En 2009 fue detenida una banda de secuestradores y uno de sus integrantes era Edmundo Alejandro Armendáriz, de 49 años, comandante de la policía local de Bermejillo.

 

Apenas en julio pasado, Pablo Gurrola, gerente de la mina Excellon de México, ubicada a siete kilómetros de Bermejillo, fue secuestrado y liberado tras el pago de un rescate; el 7 de agosto en la Comarca Lagunera lo mismo le ocurrió a Mario Alberto Calderón, ex alcalde de Gómez Palacio. El precio de su libertad fue de tres millones de pesos.

 

Durango es la sexta entidad con el mayor número de homicidios en 2012, según el Informe Anual de Monitoreo de Incidencia Delictiva. La Zona Metropolitana de la Laguna se ubica entre las cuatro regiones más violentas de México.

 

Santiago Ramón Mendoza, subdirector académico y ex director de la URUZA, fue levantado en julio de 2008 junto con un arquitecto que lo asistía en proyectos de la universidad, cuando se dirigían a un partido de futbol.

 

Nunca se solicitó rescate por ellos y después de cinco años sus compañeros desconocen el paradero de ambos. La situación impactó a la población escolar, que ahora se traslada con miedo desde sus puntos de origen en Torreón, Gómez Palacio o Lerdo.

 

“En ese tiempo yo tenía un cargo administrativo. La paranoia enfermó a algunos. No renunciaron por necesidad económica, pero para evitar pasar la ciudad tomamos vías alternas. Es indispensable que se refuerce la seguridad en el plantel, pues hasta intentaron robar el cajero automático. La seguridad privada no quiere brindar servicio hasta acá y es normal porque temen por su vida”, cuenta un docente quien pide no publicar su nombre.

 

La universidad cuenta con dormitorios, comedor, lavandería y, en algunos casos, ofrece vivienda en la ciudad más próxima.

 

Los padres de familia acuden a dejar a sus hijos, conviven con ellos unos días, se dan cuenta del ambiente y toman la decisión de inscribirlos. Hasta ahora, el problema de inseguridad no ha repercutido en la matrícula.

 

“Se preocupan cuando su hijo recibe una beca externa, pues implica rentar una casa en Bermejillo. Entonces buscan una vivienda segura y con todos los servicios, y trazan rutas de transporte para que no tengan que desplazarse grandes distancias”, señaló José Luis Montes Estrada, jefe de Servicios Generales y Asistenciales de la URUZA.

 

En junio de 2013, Bernardo López Ariza, director de la URUZA, solicitó a la SHCP, a través del Programa de Proyectos de Inversión de Infraestructura Social, 4 millones 949 mil 988 pesos para seguridad.

 

En su solicitud establece que requieren de circuito cerrado de televisión, sistemas de control de acceso, torres de emergencia, iluminación de áreas de más tránsito, acondicionamiento y equipamiento de acceso principal, ya que no cuentan con un sistema integral de seguridad desde el acceso principal de la unidad hasta los edificios administrativos.

 

“Somos objeto de robo constante: cable, equipo, hasta un transformador. Es fácil, solo tenemos una malla ciclónica para tres hectáreas en zona despoblada”, comentó López Ariza.

 

En el informe de labores de la Universidad de Chapingo 2012, URUZA no cita el tema de la seguridad. En 2011, se le asignó un presupuesto total de 16 millones 219 mil 100 pesos para el gasto de operación y en el portal digital de la universidad no hay información sobre la violencia.

 

“Andamos súper mal, reprobados en ese tema. Es importante invertir en seguridad. No me tocó vivir lo del secuestro de compañeros, pues llegué hace dos años. Se ha manejado el tema con mucho hermetismo y no es que tenga la intención de averiguar. Hay miedo de salir a Bermejillo o regresarse a sus casas, sobre todo por las balaceras o cuando las bandas delictivas se pasean”, afirmó Montes Estrada.

 

La vulnerabilidad de la URUZA es de gran riesgo por las condiciones en las que opera actualmente, es insuficiente el personal operativo y la infraestructura no se encuentra protegida, señaló la Universidad en la solicitud a Hacienda.

 

Mientras, José Luis Lemus Córdova, párroco de Bermejillo, aseguró que fue privado de su libertad junto con otros dos sacerdotes en febrero pasado en el municipio de San Juan de Guadalupe, enclavado en la Comarca Lagunera.

 

Consideró que la situación actual de inseguridad es difícil, pero no es el mismo escenario que de años atrás. Argumentó que en 2012, suspendieron clases en el Colegio de Bachilleres debido a llamadas de extorsión.

 

“Bermejillo tiene que continuar con su vida. No hay de otra”, señaló.

FUENTE: MILENIO.COM

 

Lo viste en www.seguridadprivada.com

No Comments Yet.

leave a comment

  • Facebook